bodeguita.es.

bodeguita.es.

La cata vertical: una forma de conocer la evolución de un vino con el tiempo

La cata vertical: una forma de conocer la evolución de un vino con el tiempo

Introducción

La cata de vinos es una actividad que se ha convertido en toda una experiencia, especialmente para aquellos que disfrutan de la gastronomía y los sabores complejos. Existen diferentes tipos de catas, pero una especialmente interesante es la cata vertical, una forma de conocer la evolución de un vino con el tiempo. En este artículo, vamos a explicar en qué consiste la cata vertical, cuáles son sus características y cómo llevarla a cabo para disfrutar de esta experiencia única e instructiva.

Qué es una cata vertical

En primer lugar, es importante entender qué es una cata vertical. La cata vertical se refiere a la degustación de diferentes añadas de un mismo vino, es decir, se prueban varias botellas del mismo tipo de vino, pero de diferentes cosechas. Por ejemplo, si se quiere hacer una cata vertical con un vino tinto Cabernet Sauvignon, se pueden degustar diferentes botellas del mismo vino, pero de distintos años, como pueden ser una cosecha de 1990, otra de 2000, otra de 2010 y otra de 2020. De esta manera, se pueden comparar las diferentes características de cada cosecha y conocer cómo ha evolucionado el vino en el tiempo.

Por qué se hace una cata vertical

La cata vertical es una forma de conocer el proceso de maduración y evolución del vino a lo largo del tiempo. Cada cosecha tiene sus propias características y está influenciada por diferentes factores, como el clima, la calidad de la uva, la técnica de vinificación, etc. De esta forma, al hacer una cata vertical, se pueden apreciar las diferencias entre cada cosecha y observar cómo ha cambiado el vino con el paso del tiempo. Además, también permite conocer la capacidad de guarda del vino y cuándo es el momento óptimo para consumirlo.

Cómo hacer una cata vertical

Para llevar a cabo una cata vertical, es importante contar con al menos tres o cuatro botellas del mismo vino, pero de diferentes añadas. Es recomendable que las botellas sean abiertas con antelación para que el vino tenga tiempo de airearse antes de la cata. Lo ideal es trabajar en una mesa con velas blancas, rodeado de copas adecuadas para el vino tinto, y con el fin de evaluar las botellas de manera adecuada se recomienda tener una tabla de cata para anotar los aspectos a destacar de cada cosecha. Una vez abiertas las botellas, se pueden comenzar a degustar una a una cada cosecha, comenzando siempre por la más antigua para descubrir cómo han evolucionado sus características con el paso del tiempo. La idea es comparar cada cosecha, tanto visualmente, ya que es posible que haya diferencias de color, como en cuanto a aroma y sabor. Es recomendable catar cada vino varias veces para identificar las diferencias y anotar tus impresiones para compararlas entre todas las botellas. De esta forma es posible identificar detalles y sutilezas específicas de cada cosecha, detectando las diferencias notables entre cada botella.

Consejos para una cata vertical exitosa

Para realizar una cata vertical exitosa, es recomendable tenir en cuenta los siguientes consejos:
  • Despeja tu nariz: en una cata vertical se evalúa intensamente cada vino, por ende es necesario contar con una nariz despejada para identificar todas las sutilezas de cada cosecha
  • Evalúa los vinos en diferentes lapsos de tiempo: es posible que notas diferentes sutilezas en un vino al momento de abrirlo e incluso en diferentes intervalos de tiempo a lo largo de la cata
  • Mantén un registro: Anotar y escribir tus impresiones después de cada sorbo puede darte una perspectiva más clara de las diferencias entre todas las cosechas.
  • Evita consumir alimentos fuertemente condimentados o grasos: Lo ideal será preparar algo muy neutro, como por ejemplo unas carnes frías para no afectar en la percepción de los sabores del vino o alterar el paladar con sabores fuerte.

Conclusión

En conclusión, la cata vertical es una experiencia emocionante para los amantes del vino y la gastronomía en general. Te brinda la oportunidad de conocer en profundidad las diferentes características y detalles que presenta un vino a lo largo del tiempo y como consecuencia el papel que juega la añada. Si tienes la oportunidad de hacer una cata vertical con algunos amigos o en una cata privada, no te lo pienses dos veces, será una experiencia única para disfrutar y aprender de manera más profunda.