bodeguita.es.

bodeguita.es.

El vino naranja: el último grito de la moda en vinos

El vino naranja: el último grito de la moda en vinos
El vino naranja: el último grito de la moda en vinos Cuando se trata de vino, siempre hay algo nuevo en el horizonte. Y en los últimos años, ha habido un aumento en la popularidad del vino naranja. Este vino es bastante único y tiene una historia fascinante detrás de él. En este artículo, exploraremos el mundo del vino naranja, desde su historia hasta su elaboración y maridaje.

¿Qué es el vino naranja?

El vino naranja es un tipo de vino que se elabora con uva blanca, pero se produce como si fuera un vino tinto. Es decir, se elabora con las uvas macerando con las pieles y las semillas durante un período de tiempo prolongado. Esto le da al vino un tono naranja oscuro y un sabor que es único en comparación con otros vinos blancos. Hay muchas diferencias entre los vinos naranja y los vinos blancos tradicionales. Un elemento que los distingue es la textura del vino naranja. Es más áspera y tánica debido al proceso de maceración, pero aún mantiene la acidez y el sabor distintivo de las uvas blancas.

La historia del vino naranja

Aunque el vino naranja se está convirtiendo en algo de moda, en realidad tiene una historia larga y rica. El vino naranja se originó en Georgia, donde se produce el vino en grandes ánforas de arcilla u ollas bajo tierra llamadas qvevris. Se cree que la elaboración de vino en estas ánforas data de hace unos 8,000 años. Aunque la elaboración del vino naranja en Georgia es muy diferente a la elaboración en otros lugares del mundo, el proceso de maceración prolongada es una tradición antigua en toda Europa. Durante la Edad Media, los viticultores en Italia, Francia y Eslovenia llevaban a cabo el proceso de maceración con vino blanco. Desde entonces, el método se ha utilizado cada vez más y ha ganado popularidad en otros lugares, como Australia y Estados Unidos.

Cómo se elabora el vino naranja

El proceso de elaboración del vino naranja es lo que lo hace tan único y especial. La maceración, que se mencionó anteriormente, es una parte integral del proceso. A diferencia del vino blanco, se utilizan las pieles de las uvas durante el proceso de fermentación para darle un color y sabor a naranja. Durante el proceso, los taninos de las pieles y las semillas se mezclan con el mosto para que se infunda el sabor y la textura en el vino. Después de la maceración, el vino se prensa y se fermenta en barricas de roble durante algunos años antes de ser embotellado. El resultado es un vino de sabor complejo, que combina la dulzura de las uvas blancas con la acidez y los taninos de las pieles.

Maridaje con vino naranja

El vino naranja es un vino perfecto para acompañar un plato de comida complejo. Combina bien con la comida asiática, particularmente los platos de sabor intenso. También es excelente con platos de cordero o cerdo, dado que el nivel de taninos se complementa con estas carnes. El vino naranja también se puede disfrutar solo, como cualquier otro vino. Sirve bien fresco de la nevera para resaltar su frescura. También acompaña muy bien los postres, siendo una excelente opción para maridar con quesos.

Conclusión

Así que ahí lo tienes, el vino naranja es una bebida única y fascinante que se ha ganado su lugar en la industria del vino. Su larga historia y proceso de elaboración lo convierten en un verdadero favorito para aquellos que aprecian la complejidad en los vinos. Además, es una opción perfecta para acompañar tus comidas, y sin duda dejará una impresión duradera en cualquier degustación de vino. ¿Por qué no agregarlo a tu lista de vinos favoritos y darle una oportunidad?