Cómo se elabora el vino espumoso

Introducción

El vino espumoso es un tipo de vino muy popular y apreciado por los amantes de la gastronomía. Es una bebida que ha estado presente durante siglos en la cultura y la sociedad de muchos países, siendo uno de los acompañantes perfectos para celebraciones y eventos especiales. En este artículo vamos a profundizar en cómo se elabora el vino espumoso, su origen y los principales tipos que existen.

Origen del vino espumoso

El origen del vino espumoso es incierto, pero se cree que fue descubierto por casualidad en la región de Champagne, en Francia, en el siglo XVII. En aquellos días, los vinos eran muy dulces y no estaban protegidos de la fermentación secundaria, lo que provocaba la aparición de gases y burbujas en el vino. Este efecto se denominó "Champán" y fue perfeccionado a lo largo del tiempo.

Elaboración del vino espumoso

Para elaborar el vino espumoso se pueden utilizar dos métodos: el método tradicional o champenoise y el método Charmat, también conocido como método italiano.

Método Tradicional o Champenoise

Este método implica hacer una segunda fermentación en botella, mientras la botella está tapada con un corcho y un alambre de retención. El vino se deja fermentar durante varios meses para producir el dióxido de carbono necesario para crear la burbuja. Después de la fermentación, se retira el tapón para que se libere el gas acumulado en la botella. En este punto se obtiene el vino espumoso y se procede al proceso de degüelle, para deshacerse de la sedimentos y la levadura del fondo de la botella. Tras esto, el vino se rellena de licor de expedición y se tapa de nuevo para su almacenamiento y posterior venta.

Método Charmat

Este método implica hacer una segunda fermentación en grandes tanques de acero inoxidable, en lugar de en botella. El dióxido de carbono creado durante la fermentación se retiene en el tanque, y el vino se filtra y embotella una vez que el grado de frizzeta es el adecuado.

Tipos de vino espumoso

Los principales tipos de vino espumoso son el Champagne, el Cava, el Prosecco y el Asti Spumante.

Champagne

El Champagne es el vino espumoso más reconocido y valorado, producido exclusivamente en la región de Champagne, en Francia. Se elabora principalmente con tres variedades de uva: Chardonnay, Pinot Noir y Pinot Meunier. Es un vino muy versátil que se puede maridar con cualquier tipo de comida.

Cava

El Cava es un vino espumoso que se produce en España, específicamente en la región de Penedés. Su elaboración se basa principalmente en las variedades de uva Xarel·lo, Parellada y Macabeo, aunque también se pueden utilizar otras variedades. El Cava puede ser seco o dulce y se caracteriza por una burbuja más fina que otros vinos espumosos.

Prosecco

El Prosecco es un vino espumoso que se elabora en la región de Veneto, en Italia. Está hecho principalmente con la uva Glera y se caracteriza por su sabor dulce y afrutado. A menudo se utiliza como base para cócteles y se sirve como aperitivo.

Asti Spumante

El Asti Spumante es un vino espumoso italiano que se produce en la región de Piamonte. Se caracteriza por su sabor dulce y afrutado y por sus burbujas grandes y persistentes. Este vino espumoso se puede consumir con postres, frutas frescas o galletas.

Conclusión

El vino espumoso es una bebida muy apreciada y popular en todo el mundo. Su amplia variedad de tipos y sabores hacen que sea una bebida perfecta para cualquier ocasión. Ahora que conoces cómo se elabora el vino espumoso y los principales tipos que existen, atrévete a probar diferentes marcas y tipos para descubrir cuál es el que más te gusta. ¡Salud!